Paracas donde el desierto se encuentra con el mar

La Reserva Nacional de Paracas está formada por la península de Paracas, los espacios costeros y el desierto tropical.

El espacio marino natural protegido abarca 3350 kilómetros cuadrados, 65% de ella mar y 35% tierra e islas. Es considerado como uno de los ambientes más ricos e infrecuentes en el mundo, pero la verdad, es que la seducción no es solo la vida silvestre, sino lo hermoso de los paisajes del océano y del desierto.

Establecida en 1975, se trata de la reserva marina más arcaica del Perú, además de las zonas biológicas, ofrece protección a los lugares prehistóricos de la cultura Paracas y otras civilizaciones arcaicas.

Situado cerca dentro de Paracas se halla el Centro de Interpretación de la Reserva de Paracas y el Museo de Sitio Julio C. Tello, que recibe su nombre en honor al arqueólogo que llevo a cabo significativos hallazgos sobre la antigua cultura de Paracas, como las finas tumbas sepultadas con restos momificados. de la elite Paracas.

Ubicada entre Playa Lagunillas y Punta Santa María, Playa Roja es una de las playas más lindas de Paracas debido a su color rojizo, más inusual en la costa del Perú. Posee un color rojo en la arena, ocasionado por el macizo cercano de Punta Santa María, formado por una variedad de roca ígnea reconocida como granodiorita rosa, que posee magma solidificado en su interior.

Al chocar contra los acantilados de Punta Santa María, las olas acarrean recortes de las rocas rojizas que después se establecen en la orilla, en un hermoso contraste con los colores amarillos y ocres de los acantilados.

Un camino de tierra atraviesa el istmo de la península que lleva al suroeste a El Raspón y La Mina Beches, este último favorito para acampar. Paracas es única, no solo por el amparo y mantenimiento de los ecosistemas marinos, sino además por la protección de la pertenencia cultural e histórica de la cultura pre-Inca de Paracas.

La temperatura promedio mensual varía entre 15.5 ° C (60 ° F) y 22 ° C (72 ° F). No existe establecida una época de lluvias, por ello este lugar se puede visitar en cualquier época del año.

Al planificar su viaje al pintoresco pueblo costero de Paracas y sus alrededores, es esencial que planifique con anticipación cada detalle del sitio al que visitará, además de saber todo lo que pueda, para que viva una gran experiencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *